Fruterias

La instalación del Cash Infinity en fruterías, además de aportar todas las ventajas de gestión y control del efectivo, añade a esto negocios un plus de higiene, ya que el dinero deja de ser manipulado por parte de los empleados, y es el propio cliente quien introduce el dinero en la máquina y recoge sus cambios.

Esto hace que el efectivo, no sea manipulado por el personal de las fruterías, aportando un plus de higiene al propio negocio. La sencillez de uso hace que los propios clientes puedan usar la máquina desde el primer día sin ningún tipo de ayuda, aportando también al negocio una imagen de modernidad y tecnología.